domingo, 15 de febrero de 2015

RETRATO DEL “CANTILLANERÍO”



    Artículo escrito por Miguel Ferrera García, diseñador gráfico y autor del logotipo del CLXXV aniversario de la llegada de la Imagen de la Asunción de María a Cantillana.


   En 1980, nuestro ¡por fin! admirado vecino José Pérez Ocaña, pintaba un cuadro con este título, donde recreaba la esencia de Cantillana. Ayer, ese cantillaneríosalió de la bidimensionalidad del lienzo para tomar cuerpo, sonido y olor, cuando la banda de Cantillana interpretaba María Soledad tras el paso de la Asunción Gloriosa. Esta pieza compuesta por el que fuera fundador y director de la banda, D. Gabriel Ríos, se tocó en la puerta de su casa y el pueblo, que se aglomeraba en torno al paso, por azoteas y balcones, entonó entonces "María   Soledad, Patrona de Cantillana  Todos los presentes nos trasladamos a otro tiempo, muchos a nuestra niñez, inyectando una enorme dosis de felicidad en nuestros corazones. Hasta la climatología propia de febrerillo el loco regaló unos minutos de sol en ese momento y todo fue perfecto.
  

   Hubo otras muchas ocasiones en las que la banda demostró sobradamente y de manera definitiva que debe ser la que acompañe a la Asunción el próximo 15 de agosto. Por ejemplo, con su triunfal aparición, a los sones militares de Ganando Barlovento. Y el buen gusto demostrado a la hora de elegir el Ave María de Caccini, cantado por la soprano Celia Campos, para que el paso bajase del efímero altar construido para la misa estacional.


   Otra demostración de poderío fue en la gran superficie abierta que conforman Malara, la Calzá, Carretera y Avda. de Andalucía. Qué difícil es sonar ahí... Pues estando la banda aún bajo el letrero que dice hay churrosde la puerta del Peque, resonaban con estruendo los graves , más allá de la Peña Bética.
                                                                                                                                                                                                             ( "Cantillanerío", Obra de José Pérez Ocaña)                 


Durante todo el recorrido hasta la parroquia estuve muy pendiente de la banda: a veces entre los músicos, otras delante del paso, esperando en una lejana esquina otras... fuere donde fuere, la afinación era escrupulosa, la potencia colosal y el gusto exquisito.

   El pueblo asuncionista no paró de felicitar a los miembros de la banda y a su director, mi querido y admirado Carlos J. Carvajal. Escuché a varios asuncionistas cerrar verbalmente el contrato para agosto en forma de deseo. A pie de calle el debate está más que zanjado.

   Y es que como interpreta la banda de Cantillana el Himno de la Asunción, Coronada de Estrellas o cualquiera de las inmensas composiciones que atesora en su archivo musical, ninguna. El feeling entre músicos y costaleros quedó patente, regalando  chicotás que guardaremos en nuestra memoria. El binomio perfecto que forman la Señora en su paso con esta formación, hizo vibrar a todos los que tuvimos la suerte de disfrutar de el histórico 14 de febrero de 2015 en Cantillana.


   Si hubiera que darle un título monárquico a nuestro Hermano Mayor para recordarlo cariñosamente, sería Francisco I El Restaurador, y es que durante su mandato ha sido restaurado (y mejorado) el paso, el Altar Mayor y la cúpula que lo guarda, la Virgen y la tradición de la banda de Cantillana acompañando a la Asunción. Sabias decisiones las de saber cuidar y valorar nuestros tesoros, y la mejor forma de dejar su impronta en la historia de la Hermandad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada